Entradas

POR UN BESO

Por un beso tuyo daría diez cartas de amor sincero, nueve atardeceres bajo el sol, ocho rosas de rojo intenso, siete viajes al fin del mundo, seis momentos de compañía frente al dolor, cinco noches de placer, cuatro anillos de oro, tres fotos de felicidad, dos caricias y una eternidad.

Hermosa reflexión.

Imagen
Hermosa reflexión.
Juan trabajaba en una planta distribuidora de carne. Un día, terminando su horario de trabajo, fue a uno de los refrigeradores para inspeccionar algo; en ese momento se cerró la puerta, se bajó el seguro y quedó atrapado dentro. Aunque golpeó la puerta fuertemente y comenzó a gritar, nadie pudo escucharlo. La mayoría de los trabajadores habían partido a sus casas, y fuera del refrigerador era imposible escuchar lo que ocurría dentro. Cinco horas después, y al borde de la muerte, alguien abrió la puerta. Era el guardia de seguridad que entró y lo rescato. Juan preguntó a su salvador como se le ocurrió abrir esa puerta si no era parte de su rutina de trabajo, y él le explicó:
“Llevo trabajando en ésta empresa 35 años; cientos de trabajadores entran a la planta cada día, pero tú eres el único que me saluda en la mañana y se despide de mí en las tardes. El resto de los trabajadores me tratan como si fuera invisible. Hoy, como todos los días, me dijiste tu simple “Hola” a…

Soy...

Soy...
Como el campo virgen que suplicante espera
del sol sus suaves rayos, la eterna calidez,
así espera mi alma la luz de tu presencia
para llenar con versos tu nombre de mujer...

Y en la tortura inmensa de siempre esperarte
retorno amargamente a mi lejano ayer
¿por qué tardaste tanto en llegar con tus caricias?
recién comienza al verte mi vida a renacer

Con la locura inmensa de amarte ciegamente
camino por el mundo seguro de andar,
de aquellos desengaños, mentiras y dolores
hoy sólo veo tus ojos... Y Soy Feliz de Amar...

¿Qué Es El Amor?

¿Qué Es El Amor? Armonioso ritmo de dos notas
Indefinible elixir mágico
Murmullo de almas paralelas
Volcán de deseo que va a arder

Atmósfera de recóndita atracción
Atadura de ambos pensamientos
Vuelo de dos pájaros en el azul
Espuma de olas que convergen

Puente de dicha en dos direcciones
Rescate del tiempo que se ha ido
Dos suspiros fundidos al viento
Sol de razón que rompe las nubes

Vino espumoso que embriaga
Embajada del sueño del futuro
Un papel escrito a dos caras
Dos miradas siempre enlazadas

Melodía sublime cantada a dúo
Poesía realizada en dos versos
Sepulcro eterno de la soledad
Nube esponjosa que nos mece

Mil pensamientos entregados
Fuente de deseos ofrecidos
Faro guía de dos vidas
Simiente de paz duradera

Silencios que envejecen compartidos
Cortejo de los días más bellos
Antesala de la muerte sin dolor
Todo eso... es el amor
(Miguel Angel Aguilar Muñoz)

Cuando Vuelva a Pasar a tu Lado

Cuando Vuelva a Pasar a tu Lado Cuando vuelva a pasar a tu lado,
querré que sea tan cerca
que casi te roce,
que sea tan cerca
que sienta el perfume de tu piel dorada,
no el de fragancias enfrascadas,
el perfume de tu piel,
el que quedara impregnado
si yo jugara en tu espalda
a los cien besos del amor.

Cuando vuelva a pasar a tu lado,
querré que ese instante
se detenga en el tiempo,
que ese instante
perdure en mi ser,
saberme cubierto de glorias eternas:
del susurro de tu voz, del roce de tus manos,
de tus besos empapados de brisas matutinas,
de tu ardiente sexo candoroso entre mis labios,
¡ah..., si yo pudiera eternizar el momento!,
lo haría con un encanto suave...
como los pétalos frágiles del jazmín,
como el vuelo rasante de la gaviota sobre el mar,
como la suavidad de tu piel, deslizándose en mis manos...

Para TI

Para ti
todas las noches de insomnio
que pasé imaginándote entre mis brazos,
sintiendo tu respiración
infundiendo un último anhelo de vida a mi ser.

Para ti
todas las gotas de lluvia
que una vez cayeron sobre mí,
cuando mi alma te buscaba
por entre sombras y ruinas.

Para ti
los delirios vehementes
que conmocionaban mi razón
cada vez que sentía inevitable tu partida
sin necesidad que no estuvieras.

Para ti
los pétalos de todas las rosas
que arranqué de mi jardín,
que todavía se conservan entre esta carta
y guardan tu aroma.

Para ti
mi universo de estrellas
donde tú eres el sol
y mis ojos perdidos
en la dimensión de tu mirada.

Para ti
lo más importante:
mi vida
y con ella todo el amor
que jamás dejaré de sentir.
(-----------------)

Deseo

Deseo Me ahogo en los mares de tu cabellera,
me pierdo en cada paso que das,
quisiera esculpir la silueta de tu cuerpo,
dibujar las curvas de tus caderas,
que como volcán hierven en mis venas.
Me embriago del aroma de tu cuerpo,
y respiro cada poro de tu piel,
en cada una de mis fantasías,
por que estamos hechos de hierba,
de piedra y fuego, de agua y deseo
y quisiera que fuéramos uno,
de raíz y cielo, de pies y manos,
de pasión y calma y en la calma amarte,
desearte y adorarte como Musa-Diosa,
como mujer etérea de sueños cristalinos.
Sueño la delicadez de tus piernas,
que se derriten como hielo, al roce mis manos,
deseo la calidez de tu vientre,
que como brasa enciende mi corazón
y ahoga mis penas en tus suspiros,
deseo el sabor de tus labios,
néctar de vida que me enloquece
y me estremece en mis atardeceres.
Eres de pasión y anhelo
y mi anhelo es ser tu fuerza,
en tus noches de insomnio,
ser el calor de tus ojos,
la dulzura de tus dedos
y sobre todo ser
el quijote de tus sueños.
(Pedro Antonio …